Todo contigo” es un reencuentro. Un salto de riesgo reconociendo el propio destino, que una vez descubierto, se saborea todo camino, todo paso, toda alegría, toda tristeza… lo sublime de “el TODO”. Un renacer de la inocencia, de la sencillez, de calma y de paz.